miércoles, 15 de septiembre de 2010

Sobre la "Generación ni-ni" o Del fracaso

Con el verano casi agotándose y las pilas recargadas vamos a iniciar el enésimo intento por sacar esto a flote. Ale, a repartir estopa se ha dicho.

El pan y circo se cargó a los romanos (a los del Imperio, no a los de Berlusconi), pero eso da igual porque ya nadie sabe historia.

El gran problema del sistema del bienestar es que es demasiado cómodo (no como el emperador, sino como Berlusconi) y la gente está demasiado tranquila en su casa y se despreocupa por todo, los hijos incluidos.

Si a esto unimos ese axioma indiscutible de que los políticos son unos ineptos (pues eso, Berlusconi) y que no son capaces de crear un sistema educativo decente nos encontramos con lo que nos encontramos. Resulta que según la UE somos el país con mayor tasa de jóvenes que ni estudian ni trabajan.

¿Y qué se esperaban? Con eso de que "estudiar no vale pa' " y aquello de "déjalo, ya se dará cuenta" hemos conseguido tener una generación (que se dice pronto) de vagos y estúpidos, es decir, iletrados que no trabajan porque en el sofá de casa se está mejor. Claro...y el Estado tiene que hacerse cargo de estas "victimas" que él mismo ha generado.

Porque estos pobres muchachos son dignos de nuestra compasión, porque no saben valerse por si mismos porque no tenían información suficiente, porque eran inmaduros, porque el capitalismo es muy malo, porque en el instituto los profesores les tenían manía y...por todo lo que ellos quieran. Yo creo que los espartanos tenían un remedio para estas cosas y la última vez que estuve en Roma pude comprobar que la Roca Tarpeya sigue estando operativa.

¿Pero en qué nos hemos convertido? ¿Cómo diablos puede permitirse un país que ha degradado su sistema educativo hasta los límites más irrisorios y vergonzosos mantener a estos individuos?

Los gabachos están echando gitanos (¿saben quién hizo eso también, verdad?), ¿creen que me dejarán proponer un sistema de expatriación de vagos?

Ahora que lo pienso no, porque entonces el Congreso se iba a quedar vacío.

1 comentario:

Despotrica a gusto, si yo puedo...¿por qué tu no?