martes, 28 de septiembre de 2010

Del golpismo o sobre la gentuza

Acabo de leer en el periódico ESTO y no puedo contener mi indignación. ¿Pero qué diablos se creen estos señores?

Pensémoslo por un momento, ¿con qué autoridad se cree esta gentuza para poder vulnerar los derechos constitucionales del prójimo? A mi me trae al pairo que quieran hacer huelga, pero a mi que me dejen trabajar.

El derecho a huelga ha sido prostituido hasta unos extremos verdaderamente vomitivos y eso en última instancia sólo provoca que aquello que se reclama con el paro se vea manchado con las salvajadas de los huelguistas.

¿En qué país vivimos? Es que es para tirarse de los pelos hasta quedarse calvo. Medítenlo sólo un momento. Estos señores descamisados se creen con poder suficiente como para moverse en esos grupejos infectos, que disolvería con balas de goma, que se hacen llamar piquetes informativos y que con total impunidad viajan a golpe de delito contra todos aquellos que en pleno ejercicio de su derecho desean ir a trabajar. Es que mañana hay gente que se la juega cuando se dirige al trabajo.

Al más puro estilo de banda callejera protestan usando el miedo, pues muy bien hermosos, el que a hierro mata, a hierro muere.

2 comentarios:

  1. Tienes toda la razón del mundo. No se me ocurre mucho más que añadir.
    Eso sí, soliégate un poquito, anda; y piensa en otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. Oh, es usted filósofo. Hola señor filósofo. Está denso su blog; juro que intenté leer un poquito pero sí se nota la densidad de lo que escribe. Pero ta' chido.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Despotrica a gusto, si yo puedo...¿por qué tu no?