sábado, 31 de octubre de 2009

Sobre eso a lo que llaman Hallowen


Al próximo retaco con ojos disfrazado de bruja, diablo, esqueleto o adláter le pego un tiro. ¡Gracias América por mancillar nuestras tradiciones con vuestro asqueroso hedor consumista!

Es curioso que en España, donde nos jactamos de lo antiyankis que somos todos, haya un burguer king y un mc donals en cada esquina, que los niños sueñen con ser raperos gansta (creo que la palabreja se escribe así, y bueno, si no es así, me da igual), que en navidad unos obesos y colorados viejos barbudos cuelguen de nuestros balcones (obviamente esto es una forma de hablar, en mi casa se pone un Santa Claus sobre mi cadáver) y donde pan y el vino de toda la vida han sido desplazados de la mesa por la Cocacola y las rufles de jamón (que por otra parte, a saber la idea que tienen los americanitos del jamón).

Pero esto es España y como canturreaban los pueblerinos de la celebérrima película: ¡Americanos, os recibimos con alegría...!

Y es que ya nada es lo que era y es que no tenemos ni puta idea de lo que somos, pero nada, esta noche cuando servidor salga de casa tendrá que lidiar con pandillas de mocosos que al grito de truco o trato me asaltarán; y más de uno recibirá alguna palabra descortés (¿os habéis fijado que bien queda descortés para evitar poner "ve a pedirle caramelos a tu p*** madre"?), pero bueno, son niños y estúpidos y la mayoría de ellos merece la muerte...

¡Americanos, os recibimos con alegría...! laralaralalá

martes, 13 de octubre de 2009

Sobre ese programa tan interesante llamado "Curso del 63"

Gracias Señor, por obsequiarnos con estas maravillas.

La nueva chorrada infecta perpetrada por Antena 3 supera con mucho mis espectativas; he de reconocer que ni aun poniendo todo mi empeño, toda mi hijoputez y todo mi asco hubiera podido alcanzar las cotas de miseria e indigencia intelectual a las que se llegan en este programucho.

El formato atenta contra la inteligencia, contra los jovenes, contra la educación y sin lugar a dudas, contra el buen gusto. El cóctel no tiene desperdicio: cojan a lo mejorcito de cada casa y metanlo en un lugar que apesta a carca, con profesores que llevan el característico rictus de estreñimiento y nada, a ver que sale.

Resulta repugnante hasta llevar a la arcada contemplar esta cosa (sí, es el nombre más apropiado, creanme). Estas son las cosas en las que el colectivo de medicos debería colocar un rótulo tal que "Las autoridarias sanitarias advierten que el visionado de esta cosa provoca una muerte lenta y dolorosa, amén de agravar enfermedades cariovasulares y respiratorias. Su visionado continuo puede provocar esterilidad e impotencia".

Pero, no les voy a mentir, me resulta extremadamente placentero ver como el chulo prepotente de turno o a la señorita (yo prefiero furcia, pero bueno, intentaré ser politicamente correcto) rompe a llorar como una magdalena y se derrumba porque le quiten los piercings o el secador de pelo. Es genial.

Pero claro, por aquello del equilibrio cósmico, aparece la madre-rubia-deote-colmada-de-tatuajes-de-legionario de la señorita (ya saben lo que significa esto...) de turno y ¡zas! sablazo...

Que asco...

Gracias, televisión, gracias por ser tan generosa con nosotros...gracias sniiiiiiiiiiiiiiiiif (lagrimilla bajando por mi pómulo).

domingo, 11 de octubre de 2009

Sobre los Premios Nobel


¡Ah! Ya nada es lo que era...que tragedia de tiempo el nuestro. Es todo tan rocambolesco que me acabo de dar cuenta que por primera vez en mi existencia estoy de acuerdo con el excelso Hugo Chavez: "¿Qué ha hecho Obama para merecer el Premio Nobel de la Paz?". Pues si, su bolivariana excelencia tiene toda la razón del mundo; ¿qué ha hecho este señor?

Hasta donde sé, el señor B. Obama (de ahora en adelante Bob) es el presidente de una de las naciones más poderosas armamentísticamente hablando, obviamente contando los petardos nucleares que tienen "para defenderse". Como todos sabemos, esto es muy muy, pero que muy pacifista (léase con voz de pija de Beverly Hills).

Pero claro, se nos olvida un detallito fundamental: no se si recuerdan ustedes lo que todos los telediarios, periodicos y radios del mundo repitieron: "el primer presidente negro de los EEUU", tenemos presidente de "color (sí, los demás somos transparentes, algo así como ectoplasmas)", ( como el Habemus Papam, pero vulgarizado), y claro, aquí es donde entra en juego esta expresión tan moderna y tan progresista que algún idiota decidió llamar "discriminiación positiva". Seguro que se quedó muy agusto después de la parida...

Por si tienen la suerte o desgracia de no saber a estas alturas lo que es la discriminación positiva (me asquea solo de escribirlo) yo se lo voy a explicar de manera muy sencillita:

La cosa es la siguiente: es discriminar, pero siendo progresista. Si llevas falda tienes ventaja, si eres negro tienes ventaja, y así con un largo etcétera, pero bueno, seguro que así arreglamos el mundo, seguro que sí...

Pues como les iba diciendo, a Bob le han dado el Premio Nobel por tener más melanina de la cuenta en la sangre y por tener a soldaditos en Irak, en Afganistán y por sus tanquetas, tanques, portaaviones y tal. Hay que reconocer que tiene mérito; ¡sí señor, muy bien hecho!

Es curioso ver los sabios que son los señores de la academia, son tan sabios que a un señor tan, tan, tan malvado (léase con el mismo acento pijeril de antes) como Gandhi no se lo dieron, porque claro, tanta iniquidad no merecía galardón alguno, pero claro, al mozo del Yes We Can todo lo que se le dé es poco. Ale, hermoso (que diría Blasa), a ver si haces algo por lo que ser recordado en los libros de historia, algo que no tenga que ver con el color de la piel.