lunes, 28 de diciembre de 2009

Sobre el triunfo de la necedad

Este lunes la cosa viene cargadita de juguetes como decía el célebre villancico y es que no hay derecho. Miren ustedes, le salta a servidor el cartelón de megavideo que me dice que tengo que esperar un rato para seguir viendo Lost y me digo: bueno, vamos a ver sobre qué diablos escribo en el blog esta semana, entro a los periódicos y zas, en toda la boca:

- EL MUNDO

No queda ahí la cosa, me digo, voy a documentarme a ver si así me hierve la bilis y escribo una de esas entradas que hacen sangre, me planto en telecino.es y zasca, zasca... (por su salud, no vean los vídeos).

No quiero hacer yo de cronista del corazón, Dios me libre, pero es que la cosa da mucho asco no porque esta tiparraca barriobajera que se jacta de no tener decencia ni educación exista, que si fuera por eso, con la ceguera selectiva va que chuta, sino porque esta señorita (sí, venga, que es navidad y hay que ser buenos, como diría el bueno de mi amigo Herrera, no el periodista sino el estudiante de ambientales, Joaquín, que ha nacido el niño Jesús) lleva nosecuantos años en televisión, chupando del bote y que la gente se identifica con ella. Me reitero en aquello que escribí una vez: "¡Salve Belén, reina del pueblo!" (con genuflexión incluida).

No puedo contener mi estupor al imaginarme a cientos de marujas con rulos en el pelo excitadas hasta extremos innobles coreando proclamas alegóricas y vítores mientras ven a su muy operada, muy sabia [IRONÍA], muy bella [IRONÍA] y modelo para jóvenes generaciones de esta España que nos ha tocado vivir [¿hace falta que coloque aquí también el cartelón?] y no puedo evitar mi estupor porque lo peor es que no estoy demasiado lejos de la realidad (soy andaluz, exagero, lo sé, pero creo que esta vez no voy demasiado desencaminado) porque este es nuestro hombre vitruviano, nuestro arquetipo de individuo al que seguir como en aquel celebérrimo cuadro de Delacroix (sí, ese llamado La Libertad Guiando al Pueblo, pónganle la cara recauchutada de Belén y en lugar del pabellón francés un pedazo de tela que rece: "yo por mi hija maaaatoooo"); esta se presenta a las elecciones y gana por goleada aunque no sepa en que parte del mapa queda la Moncloa.

Ains...¿cómo diablos puede existir una televisión como la nuestra? Fíjense ustedes en los trozos de vídeo que aparecen en los enlaces. Tenemos al Jorge Javier el magnánimo dándole coba a Belén (¡salve, reina del pueblo), que obviamente, a la manera de los antiguos dioses griegos habla con los ojos cerrados (porque ningún mortal es capaz de soportar la mirada de un dios) y lo hace en forma de enigmas (que ni ella misma sabe lo que dice). Hace falta un Espartero actualizado que entre a la grupa de un brioso corcel y con un sable en la mano y que ponga orden en esa cadena o al menos que un temporal destroce los estudios porque me temo que si no no van a parar.

Pues nada amigos, si la cosa sigue así coloquemos un rostro de nuestra amada Belén (¡salve reina del pueblo!) en la Plaza Mayor, a lo Tiananmen, y que todo hombre, mujer, niño o viejo con osteoporosis incline la cerviz al pasar por delante, que la Iglesia la canonice y que su cumpleaños se instaure como fiesta nacional quitando una de esas fechas idiotas como el día de la Constitución o el del Pilar (así seremos mucho más modernos).

En fin, vamos a dejarlo, que se me va a indigestar la cena.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Sobre el viento

Bueno, como prometí a cierto señor un tanto pesado, voy a intentar dejar al menos una entrada todos los lunes, y esta semana, como no, ZP me ha regalado un suculento filetón al que clavarle el diente.

Imagino que todos ustedes habrán padecido al igual que yo (he de confesar que la noticia me asaltó mientas preparaba la cena y por poco pierdo el apetito, y eso a aquellos que conocen mi perímetro les servirá para imaginar el susto que me llevé) las declaraciones de ZP en la infecta cumbre de Copenhague, esa que no ha sido más que un paripé estúpido promovido por los gurús de la tan cacareado y cada vez más insostenible teoría apocalíptica del cambio climático. Por cierto, si tienen a su disposición la edición impresa de EL MUNDO del pasado domingo, busquen la foto que ilustra la noticia, es genial, una imagen de los comisarios o como diablos se llamen dormidos en la sesión, cambiando el mundo, vamos.

Pero bueno, a lo que iba, que nos han derogado la propiedad privada, que la tierra es del viento. Manda huevos que diría cierto presidente del Congreso. A ver, estulto ZP ¿quién te escribe los discursos? Porque a decir verdad el tipo merece la más empalagosa de las muertes (que lo axfisien en algodón de azúcar o algo por el estilo). Que hay demasiados ricos y demasiados pobres y que la tierra es del viento, que la tierra es del viento...que colleja le daba.

Pero es que esto no es serio, que si ponemos el culo con el déspota de Rabat, que si los hijos de la Gran Bretaña nos tirotean la bandera, que si tenemos consultas independentistas y ya, cuando creemos que lo hemos visto todo, llega nuestro idiota cejudo y remata la faena. Ale señores, a emigrar.

martes, 15 de diciembre de 2009

Sobre concursos estúpidos y culos

Si es que ni con frío ni con calor se puede estar tranquilo. Miren ustedes: volvía yo de la calle congeladito y buscando el calor de la estufa he tenido una revelación a lo Descartes (sólo que él descubrió el cógito y comenzó con esa cosilla llamada modernidad y yo he descubierto que hay demasiados gilipollas y una escasez de balas realmente preocupante).

Los hechos son los siguientes:

Echaba yo un vistazo al periódico para saber qué ha ocurrido desde que salí para la facultad en el ancho mundo cuando me encuentro en la esquina superior derecha de EL MUNDO esta basura infecta. Pásole el artículo a un compañero de clase que me persuade que me adentre en la sabiduría de la cosa misma y que no solo me quede en el titular, sino que también es mi labor como aprendiz de filósofo de ver el vídeo. Ahí, haciendo acopio de valor y en un acto puramente quijotesco pulso el play y tras unos segundos de trailer de nosequé película comienzan a salir culos.

Hasta aquí lo esperado, un país de idiotas con unos concursos idiotas, ahora bien, cuando los propietarios de tan portentosas posaderas abren la boquita todo mejora enormemente (aquí hace falta un cartelón que diga [IRONÍA]) y de ella emanan efluvios propios de esa parte de la fisonomía por la que han sido galardonados. Trasncribo un par de perlitas:

GANADORA "MEJOR CULO DE ESPAÑA": "Pueeees...puede que se nos abran otras puertas y bueno, la sensación de saber que te han dado a tu culo el título de como mejor".

Mira, preciosa, en primer lugar deberías aprender un poco de sintaxis, gramática y esas cosillas, por si alguna vez tienes celulitis y no puede vivir de poner el culo, pero bueno, qué más te da a ti eso, ¿verdad?

GANADOR "MEJOR CULO DE ESPAÑA": (Atentos, que éste es genial) "Es un buen avance digamos el poder tener un concurso así que podamos potenciar los culos de los jóvenes y participar y ganar y creo que esa es una buena puerta para que los otros jóvenes puedan participar también y presentarse en un concurso así".

A este mozo no lo voy a comentar, porque todo se lo hace él solito, ¡jóvenes de España, abrios puertas usando el culo!

Y lo peor de todo es que se sienten orgullosos por ganarse fama exhibiendo el lugar donde la espalda pierde su casto nombre...como diría el castizo, ¡que viva España y olé!

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Sobre el paro y otras cuestiones

A Agustín, para que me deje tranquilo.

Recordaba yo dicharacheramente la célebre canción de los enanos de Blancanieves mientras pedaleaba resignado en una maltrecha bicicleta del Sevici camino al piso y es que en esta España que nos ha tocado vivir ni el jovial "vamos a trabajar" puede entonarse. Casi cuatro millones de parados (o eso dice el Gobierno) y subiendo. Y es que la cosa empieza a tomar un tinte demasiado negro para el gusto del personal.

A todo esto tenemos que sumar que los sindicatos guardan la más pulcra de las discreciones (todo ello gracias a que el que gobierna es de izquierdas, llega a ser de derechas y a esta altura están llamando a las armas...). Es indignante.

Primero no había crisis, después no era culpa suya, era una cosa a nivel global, y ahora que las grandes economías salen de la recesión la "excusa oficial" es que nosotros entramos más tarde y tenemos que salir más tarde...todo esto inspira una confianza inaudita, máxime cuando te lo dice un tío que tiene un sueldo vitalicio a pagar de las arcas públicas.

Y sí, aquí sacamos titulares que suenan la mar de bien, como el Plan E, la inyección de dinero a la banca o la nueva ley esa que dice que va a solucionarlo todo, y lo gracioso es que todo va a peor. El gobierno es increiblemente incompetente y la oposición no sabe atarse los cordones. Pero eso sí, tenemos tiempo, esfuerzo y dinero para dedicarnos a redimir nuestras culpas con los moríscos, mozárabes o que sé yo.

¿Sáben que es lo más gracioso de todo? Que probablemente la mayoría de los señores y señoras que han ido a la calle, en la próximas generales sigan votando al PSOE, porque en España eso de la democracia es como ir al fútbol, yo soy del Betis "man que pierda".

viernes, 20 de noviembre de 2009

Sobre los soldaditos de juguete y los barquitos del Indico

Barquito de vela que viene de Cadiz por esa bahía...decía la copla, una copla que resuena ultimamente en mi fuero interno cada vez que salen a la luz más datillos del celebérrimo y famo caso Alakrana, y es que la cosa da verdadero asco.

En primer lugar porque paréceser que el barquito pesacaba donde no debía, en segundo porque tenemos una armada cargadita con sus infantes de marina cuya única ocupación (¡salve, ZP!) es la de contemplar pacíficamente las puestas de sol desde el océano y en tercer lugar, porque le hemos endiñado 2 millones y pico de euros a unos imbéciles para que se los gasten en putas. Que viva España y olé.

Y digo yo: ¿para qué queremos los barquitos esos cargados de armamento? Porque ya sabemos que la señora Carmen Chacón es, además de muy inepta y muy incompetente, muy pacifista (sí, es genial poner en defensa a alguien que quiere a los militares para repartir medicamentos y mantas...y las enfermeras en el paro, no hay derecho) y claro...pueden montársete unos desgraciados armados en un barco español (esta es otra, a todos nos gusta que nos defienda el Estado, pero como somos muy machotes y muy vascos llevamos como pabellón a la Ikurriña en vez de la Rojigualda...tendrían que ir los chicos del PNV a hacer las gestiones, pero bueno, dejémoslo estar) y tú pagas.

Pero claro, ¿cómo vamos a usar el ejército? pues mire ud, señorita Carmen, moza de la cuota e incompetente funcional, el ejército está para estas cosillas, y si te atacan contraatacas y cuando los piratitas se larguen en los esquifes los persigues y si no se rinden los mandas a criar algas, para que al menos sirvan de algo. Pero no, es mucho mejor soltar el dinero para que el personal se monte unas macroorgias del carajo y para dejar a España por los suelos en los cosos internacionales, pero somos taaaaaaaaan progres, taaaaaaaaaaaaan pacifistas, taaaaaaaaaaaaaan idiotas y que viva España y olé.

Que grandiosa imagen esa de los piratas arribando a nado a la costa y un helicóptero que no les puede dar caza...tan bucólico todo, tan repugnante...en fin, que nos ha salido muy bien: hemos hecho el ridículo, hemos retirado del negocio a unos energúmenos para que vivan como reyes y podemos darnos con un canto en los dientes mientras esos desgraciados ahora, rodeados de prostitutas, entonan un jo, jo, jo la botella de ron...(que Stevenson me perdone).

domingo, 8 de noviembre de 2009

Sobre esas aglomeraciones llamadas ciudades


El otro día reflexionaba mientras volvía a casa sobre estos sitios tan boditos y herbosos (que dirían los cómicos del día fatídico) a los que llamamos ciudades, a estos montículos de edificios y seres que se dibujan sobre los mapas y los planos.

Y es que la ciudad es maravillosa: tiene su contaminación, sus cientos de tiendas que venden lo mismo, sus caos de tráfico, sus sin-techo, sus obras por doquier, su suciedad, su cielo manchado de gris y sus noches sin estrellas.

Puedes pasear por sus calles mientras esquivas los abyectos ciclos que con silencio, nocturnidad y alevosía, te atacan a traición mientras tu caminas sumido en tus cavilaciones. Y sí, en las ciudades se puede morir de muchas formas: atropellado por un bus, un coche, una moto, una bici (si te pilla mal te pude dejar en el sitio, si no me creen, hagan la prueba), apuñalado por un cani, arrojado a las vias del metro o, como ocurre en Sevilla, de la muerte más patética de todas: arrollado por un tranvía.

Y también tienes toda una fauna que observar, estudiar y exterminar (esto me gustaría a mí, pero las fuerzas del orden no me dejan...malvados ellos...): tienes a tus canis pegando tumbos con sus motos megaoptimizadas para hacer ruido, tus hipis desnortados que aun no se dieron cuenta que desde los sesenta ha llovido lo suyo, a tus pijos engominados con eau de toilette OSEA, tus raperillos que limpian el suelo con sus enormes pantalones, tus góticos esos que tienen la virtud de hacerse invisibles en cuanto cae la noche, tus emos que no se deciden a quitarse de enmedio y mientras tanto se dedican a consumir el oxígeno de los demás.

Y es que aunque en la ciudad parezca que todo da asco (que lo da) y parezca que todo lo que pretende ir rápido va lento (que también es verdad) siempre nos quedará un reducto jovial e inocente, algo por lo que levantarse cada día y salir a la calle, algo que evita que nos tiremos desde la azotea: el asiento para obesos de los bus : )

sábado, 31 de octubre de 2009

Sobre eso a lo que llaman Hallowen


Al próximo retaco con ojos disfrazado de bruja, diablo, esqueleto o adláter le pego un tiro. ¡Gracias América por mancillar nuestras tradiciones con vuestro asqueroso hedor consumista!

Es curioso que en España, donde nos jactamos de lo antiyankis que somos todos, haya un burguer king y un mc donals en cada esquina, que los niños sueñen con ser raperos gansta (creo que la palabreja se escribe así, y bueno, si no es así, me da igual), que en navidad unos obesos y colorados viejos barbudos cuelguen de nuestros balcones (obviamente esto es una forma de hablar, en mi casa se pone un Santa Claus sobre mi cadáver) y donde pan y el vino de toda la vida han sido desplazados de la mesa por la Cocacola y las rufles de jamón (que por otra parte, a saber la idea que tienen los americanitos del jamón).

Pero esto es España y como canturreaban los pueblerinos de la celebérrima película: ¡Americanos, os recibimos con alegría...!

Y es que ya nada es lo que era y es que no tenemos ni puta idea de lo que somos, pero nada, esta noche cuando servidor salga de casa tendrá que lidiar con pandillas de mocosos que al grito de truco o trato me asaltarán; y más de uno recibirá alguna palabra descortés (¿os habéis fijado que bien queda descortés para evitar poner "ve a pedirle caramelos a tu p*** madre"?), pero bueno, son niños y estúpidos y la mayoría de ellos merece la muerte...

¡Americanos, os recibimos con alegría...! laralaralalá

martes, 13 de octubre de 2009

Sobre ese programa tan interesante llamado "Curso del 63"

Gracias Señor, por obsequiarnos con estas maravillas.

La nueva chorrada infecta perpetrada por Antena 3 supera con mucho mis espectativas; he de reconocer que ni aun poniendo todo mi empeño, toda mi hijoputez y todo mi asco hubiera podido alcanzar las cotas de miseria e indigencia intelectual a las que se llegan en este programucho.

El formato atenta contra la inteligencia, contra los jovenes, contra la educación y sin lugar a dudas, contra el buen gusto. El cóctel no tiene desperdicio: cojan a lo mejorcito de cada casa y metanlo en un lugar que apesta a carca, con profesores que llevan el característico rictus de estreñimiento y nada, a ver que sale.

Resulta repugnante hasta llevar a la arcada contemplar esta cosa (sí, es el nombre más apropiado, creanme). Estas son las cosas en las que el colectivo de medicos debería colocar un rótulo tal que "Las autoridarias sanitarias advierten que el visionado de esta cosa provoca una muerte lenta y dolorosa, amén de agravar enfermedades cariovasulares y respiratorias. Su visionado continuo puede provocar esterilidad e impotencia".

Pero, no les voy a mentir, me resulta extremadamente placentero ver como el chulo prepotente de turno o a la señorita (yo prefiero furcia, pero bueno, intentaré ser politicamente correcto) rompe a llorar como una magdalena y se derrumba porque le quiten los piercings o el secador de pelo. Es genial.

Pero claro, por aquello del equilibrio cósmico, aparece la madre-rubia-deote-colmada-de-tatuajes-de-legionario de la señorita (ya saben lo que significa esto...) de turno y ¡zas! sablazo...

Que asco...

Gracias, televisión, gracias por ser tan generosa con nosotros...gracias sniiiiiiiiiiiiiiiiif (lagrimilla bajando por mi pómulo).

domingo, 11 de octubre de 2009

Sobre los Premios Nobel


¡Ah! Ya nada es lo que era...que tragedia de tiempo el nuestro. Es todo tan rocambolesco que me acabo de dar cuenta que por primera vez en mi existencia estoy de acuerdo con el excelso Hugo Chavez: "¿Qué ha hecho Obama para merecer el Premio Nobel de la Paz?". Pues si, su bolivariana excelencia tiene toda la razón del mundo; ¿qué ha hecho este señor?

Hasta donde sé, el señor B. Obama (de ahora en adelante Bob) es el presidente de una de las naciones más poderosas armamentísticamente hablando, obviamente contando los petardos nucleares que tienen "para defenderse". Como todos sabemos, esto es muy muy, pero que muy pacifista (léase con voz de pija de Beverly Hills).

Pero claro, se nos olvida un detallito fundamental: no se si recuerdan ustedes lo que todos los telediarios, periodicos y radios del mundo repitieron: "el primer presidente negro de los EEUU", tenemos presidente de "color (sí, los demás somos transparentes, algo así como ectoplasmas)", ( como el Habemus Papam, pero vulgarizado), y claro, aquí es donde entra en juego esta expresión tan moderna y tan progresista que algún idiota decidió llamar "discriminiación positiva". Seguro que se quedó muy agusto después de la parida...

Por si tienen la suerte o desgracia de no saber a estas alturas lo que es la discriminación positiva (me asquea solo de escribirlo) yo se lo voy a explicar de manera muy sencillita:

La cosa es la siguiente: es discriminar, pero siendo progresista. Si llevas falda tienes ventaja, si eres negro tienes ventaja, y así con un largo etcétera, pero bueno, seguro que así arreglamos el mundo, seguro que sí...

Pues como les iba diciendo, a Bob le han dado el Premio Nobel por tener más melanina de la cuenta en la sangre y por tener a soldaditos en Irak, en Afganistán y por sus tanquetas, tanques, portaaviones y tal. Hay que reconocer que tiene mérito; ¡sí señor, muy bien hecho!

Es curioso ver los sabios que son los señores de la academia, son tan sabios que a un señor tan, tan, tan malvado (léase con el mismo acento pijeril de antes) como Gandhi no se lo dieron, porque claro, tanta iniquidad no merecía galardón alguno, pero claro, al mozo del Yes We Can todo lo que se le dé es poco. Ale, hermoso (que diría Blasa), a ver si haces algo por lo que ser recordado en los libros de historia, algo que no tenga que ver con el color de la piel.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Sobre moda y otras cuestiones


¡Válgame Dios, que susto!

Realmente no sé si ante este despropósito he de dedicarme a llorar como una magdalena o a reirme a mandíbula batiente. Desde luego, el asunto se las trae. La historia es la siguiente:

"Había una vez, en un reino muy muy lejano y muy muy decadente, un presidente del gobierno que tenía que entrevistarse con otro presidente. Entonces el presidente cogió un avión del ejercito y metió en él a su esposa y a sus dos hijas y se las llevó de viaje oficial..."

Vale, hasta aquí la parida del cuento, ahora pongámonos serios, he aquí lo importante de la cuestión: viaje oficial. Puede que las hijas de nuestro ilustre ZP hagan uso de su muy respetable libertad de expresión y se vistan a lo gótico (sí, estos que visten como ancianas en duelo) porque esto les hace sentirse bien, porque es su manera de pensar y de encarar la existencia y cientos de argumentos de la misma cuerda, pero lo que es totalmente intolerables es que en una visita oficial, en la que se va como embajadores de la Nación, estas dos señoritas se pasen el protocolo por salva sea la parte y que su papá, nuestro ilustre ZP, les permita hacerlo.

Mire usted señor Zapatero (léase esto con un tonillo Aznarciano): si se lleva a las niñas, vístalas decente, porque eso de hacer el ridículo por todos los mentideros de Europa, America y probablemente parte de Asia, está feo, y si le parece intolerable que a sus hijas se le coarte la goticoexpresión, pues mire, haga usted el favor de dejarlas en casa, que así ahorramos en dinero y en disgustos.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Sobre esas series tan interesantes que emiten en televisión

No escarmientan, y bueno, a mi me viene bien porque así tengo oportunidad para volver a ponerlos a caldo.

Pues sí, he abierto este blog con la intención de clavar cabezas en picas (ah, como disfrutaba yo en mi infancia con aquello de "QUE LE CORTEN LA CABEZA" que gritaba la Reina de Corazones...) y voy a empezar por algo la mar de facilito.

El otro día conversaba con mi buen amigo Antonio, que me decía que en vez de contemplar como profesores se enrollan con alumnos subía al messenger a perder su tiempo conmigo. La cuestión es que anduve un ratillo dándole vueltas al asunto y a medida que barruntaba la sesera el hígado iba segregando bilis a un nivel alarmante. Verán ustedes, resulta que después del fregado que tenemos en la Madre Patria con el consabido "problema" (sí...hecatombe, desastre, armaguedón...) de la educación (sí, ya saben, esa institución-poza infecta donde solo se aprende que uno le puede zurrar al profesor cuando tiene un día tonto), una cadena de televisión (realmente no sé quien lo emite) nos obsequia con la extraordinaria, espléndida, magnánima, mayestática, exultante e interesantísima serie llamada Física o Química (FOQ para los amigos).

He de confesar, amén de entonar el mea culpa y dejarme la piel a latigazos, que yo he visto un par (dos) capítulos de esa serie y he de reconocer que es genial y de lo más creible:

Es un instituto donde nadie estudia nada, donde a lo que se dedica el estudiante de a pie es a fornicar con el profesorado, a ser un neonazi (eso sí, pero muy cool), a amedrentar, a ir de todo hasta los ojos y a vivir la vida (he aquí un ejemplo de expresión idiota, como si hubiera alguna manera de no vivir la vida...), ah, si los escritores esos del barroco que decían aquello de coger la rosa de la juventud levantaran la cabeza, se tragaban las palabras y la rosa.

Pero probablemente lo que pasa es que yo estoy anticuado, porque esto es el pan nuestro de cada día en un instituto cualquiera, en uno en el que se haya invertido tiempo y dinero en buscar a un colectivo de furcias y chulos, ignorantes estúltos todos, de esos que escriben abrir con H, y después de convocar a todo el género docente, hayan sido seleccionados aquellos seres que carezcan de todo tipo de moral y escrúpulos ¡voilá!

Lo más gracioso de todo este tema es que los colectivos de maestros y profesores (sí, esos señores a los que ya cualquiera los mangonea, insulta o veja) permanezcan calladitos y la serie vaya viento en popa, a toda vela, porque claro, es taaaaaaan constructivo ver eso...

¡Ah! Se me olvidaba, qué cabeza esta...también tienen a un mozo de cierta confesión religiosa al que usan, cómo no, para escarnio público de todo aquel que tiene fe en algo que no es su ombligo.

Genial, absolutamente genial.